Siempre hay momentos en los que te miras al espejo y dices: “Quiero ¿Por Dónde Empiezo?”. Porque la mayoría de las veces nos planteamos una que mantenemos 3 días para luego abandonarla con mil excusas, y eso es porque no diste el primer paso de forma correcta. ¿Quieres descubrir cómo lo hice yo?

El momento de la decisión de adelgazar

Un día quedé con mi amiga Ana para comprarnos algo de ropa y fue uno de los días claves para tomar mi decisión. Ya de camino a la tienda me miraba de reojo en los escaparates viendo lo mucho que había engordado en las últimas vacaciones. Cuando llegamos al probador, todo empeoró. Nada me quedaba bien y no era un problema de la ropa sino de mi cuerpo.

¡¿Cómo podía haber engordado tanto?! Me sentí muy mal conmigo misma y decidí que había llegado el momento de ponerme a dieta. Así que al día siguiente cambié mi alimentación radicalmente y sólo me alimentaba de zumos y ensaladas.

¿Sabes cuánto tiempo pude mantenerlo? 3 días solamente, porque al cuarto tuve una discusión con alguien y me dí un atracón de comida en cuanto llegué a casa.

Al día siguiente, no pude comer la ensalada. Me sentía demasiado culpable y mi apetito se había incrementado por mil y sólo me apetecía comer comida basura, dulces y mucho chocolate.

La Prohibición Enciende El Deseo

El simple hecho de prohibirte determinados alimentos hace que automáticamente los desees con más fuerza.

Para mí, el principal error fue creer que sería capaz de cambiar mi alimentación de la noche a la mañana. Parecía que sí, que estaba decidida, pero no contaba que tanto mi cuerpo como mis emociones y pensamientos estaban acostumbrados a una alimentación y que no es tan fácil cambiarlo radicalmente.

Cambia el Chip de las Dietas

Si piensas que para adelgazar se necesita una dieta, con alimentos prohibidos y una temporada de sacrificios y pasarlo mal… te estás equivocando. A corto plazo quizá consigas resultados, pero en cuanto logres adelgazar, dejarás la dieta y volverás a comer como al principio. Incluso con más ganas, por todo el tiempo que te has prohibido esos alimentos que te gustan tanto.

Este es el famoso efecto yo-yó. Adelgazar para volver a engordar. Subir y bajar de peso. Y la verdad, no sé si lo has pensado, pero eso le hace mucho daño al cuerpo.

A veces tan sólo consiste en cambiar un poco el enfoque para acercarte a una alimentación más saludable cuyo efecto secundario sea adelgazar.  No es una cuestión de ponerte a dieta de un día para otro, sino iniciar un proceso de cambio con conciencia.

El primer paso para adelgazar

Una de las cosas que a mí más me ayudó fue la decisión de comer comida de calidad. Ya no tenía el foco puesto en comer de dieta, sino en comer algo de buena calidad. Si me apetecía una hamburguesa no me la prohibía sino que compraba carne de calidad en la carnicería, y me la hacía en casa.

De esta forma, evité el antojo de comida rápida. Si me apetecía algo así, debía prepararlo con antelación y en ese tiempo que tardas en ir a la carnicería y prepararla, lo mismo te deja de apetecer.

Además, al comer algo que sabes que está cocinado con buenos ingredientes, ya no sientes tanta culpabilidad. Más bien comía pensando que estaba alimentando a mi cuerpo con buenos ingredientes.

Cambiando el enfoque, logras más avances

Así es. Si quieres adelgazar y estás todo el día mirando con rechazo esos kilos de más, tu foco estará en esos kilos y te obsesionarás por ellos y te dará ansiedad.

Pero si cambias el foco en comer alimentos de calidad, en llevar una dieta más saludable, conseguirás cuatro cosas:

  1. Tu energía estará en comer bien para estar saludable, por lo que la ansiedad causada por las dietas no existe.
  2. No existirán los alimentos prohibidos, sino alimentos de calidad que podrás tomar cuando los necesites
  3. Tu cuerpo estará recibiendo el mensaje de que quieres cuidarlo y eso te hará sentir mejor en todos los niveles.
  4. Si te sientes mejor contigo mismo por estar cuidando tu salud, en poco tiempo tu cuerpo te lo agradecerá desprendiéndose de esos kilos que le sobran.

Elección vs Prohibición

Como ya te he dicho, la prohibición enciende el deseo. Lo que te propongo es que elijas tu comida con responsabilidad, pensando en cuidar tu salud y tu cuerpo. Pruébalo y quizá te lleves una sorpresa de lo fácil que resulta elegir los alimentos más saludables que además, son los que te ayudarán a adelgazar.

Un pequeño truco:

Seguro que muchas veces te pasa que tienes que hacer una tarea y siempre la dejas para mañana. O te entretienes con otras cosas que hacen que te olvides y no realices esa tarea, verdad?

A mí me pasa a la hora de planchar la ropa, jejejeje. Me da mucha pereza y siempre lo dejo para otro momento.

Pues esa misma actitud puedes elegir tenerla cuando te apetezca algo que sabes que te va a engordar. No te lo prohíbas!!!! Simplemente piensa que ya lo comerás mañana. De esta forma, tu mente se relajará, porque no se lo has prohibido, sólo lo has aplazado.

Si te ha gustado este artículo, déjame un comentario y dime qué resultados obtienes con este cambio de chip. Inténtalo, porque para mí fue clave este nuevo chip para elegir mis alimentos desde otro lugar. Mi resultado fue que dejé de tener ansiedad por los alimentos, logré adelgazar 20 kilos sin dietas y mantenerme en mi peso ideal comiendo saludable y rico.

Mucho ánimo con tu propósito y sé feliz,

Cristina Moreno

adelgazar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.