Mientras te preocupas por no comer ese donut o esa pizza para no engordar, hay otra cosa que quizá esté influyendo en tu sobrepeso y no la estás teniendo presente. En este artículo voy a contarte porqué las miradas pueden hacerte engordar.

Tu propia mirada

A veces, cuando te miras en un espejo, tu vista recorre todas aquellas partes que no te gustan. Tu gesto se tuerce mientras tu mente piensa lo horrible que se ven. En esos momentos incluso eres capaz de decirte cosas muy muy feas.

Esta mirada te está agrediendo continuamente, haciéndote sentir mal, quitándote energía y motivación. Además, tu propio cuerpo se siente agredido y la única solución que puede estar encontrando, es protegerte de tu propia mirada.

Cuando el cuerpo necesita protegerse, utiliza un recurso que va a sonarte mucho: se protege con grasa!!!

¿Acaso no te cubres tu con ropa ancha para esconder esos michelines? Pues eso lo hace tu mente porque piensa que así te estás protegiendo de las miradas. Y tu cuerpo, hace lo mismo, pero con grasa. Por eso, cada vez que miras esa parte de tí que no te gusta, estás fomentando sin saberlo que tu cuerpo siga engordando.

Donde pones tu atención, pones tu energía

Dicen que un anciano cherokee le explicaba un día a su nieto la lucha interna que estaba viviendo. Le dijo que su lucha era la de dos lobos: un lobo blanco y un lobo negro.

El lobo negro representaba la crítica, la envidia, el que le criticaba y juzgaba, el que le recordaba los errores y los fallos haciendole sentir culpable y muy inferior a los demás.

El lobo blanco representaba la dulzura, el amor propio, el respeto hacia uno mismo, el que le recordaba la compasión, la bondad y la humildad.

lobo_blanco_lobo_negro

Entonces el nieto, después de pensar un rato, le preguntó a su abuelo: “¿Cuál de ellos ganara?”.

Y su abuelo le respondió: “Aquel al que tú alimentes.”

 

Y ahora yo te pregunto ¿Dónde estás poniendo tu atención? Porque si alimentas al lobo negro que resalta las zonas de tu cuerpo que no le gustan, estarás alimentando tu sobrepeso. La sensación de no estar bien, de sentirte tan mal, te ayudará a acudir a la comida para calmar esos sentimientos. Tu cuerpo querrá esconderse aun más debajo de capas y capas de grasa para dejar de escuchar las cosas tan horribles que le dices frente al espejo.

En cambio, si educas tu atención para que se fije en las cosas buenas que ya tienes, en esas partes de tu cuerpo que sí te gustan.. estarás alimentando tu bienestar y tu autoestima. Al quererte más, dejarás de forma natural de comer los alimentos que sabes que te hacen daño. Al sentirte bien contigo, tu cuerpo no recibirá esa agresividad, y te devolverá esos piropos resplandeciendo bajo tu ropa y mostrándose tal cual es.

Tu mirada y la mirada de los demás

Dicen que nuestra realidad es una proyección de nuestro mundo interno. Aplicado a lo que te estoy contando, si tú piensas que tu cuerpo es feo, lo normal es que pienses que a los demás también les parece feo.

Hay un refrán español que dice que “se cree el ladrón que todos son de su condición”. Y esto es así, porque pensamos que los demás piensan como nosotros. Por tanto, si nos miramos con desprecio, creemos que los demás tambien nos miran con desprecio.

De esta forma, se traslada la agresividad de tu propia mirada, a la mirada de los demás. Y es aquí cuando sales a la calle y piensas que las personas con las que te cruzas te están mirando esas zonas y criticándolas, pensando en lo horrible que se ve tu cuerpo.

Lo peor es que a veces es así. Porque nuestra sociedad ha marcado un canon de belleza que pocas personas alcanzamos. Cualquiera que no sea como esas personas que salen en las revistas de moda se ve feo, horrible y antiestético.

Si alguien te dijera a la cara las cosas que te dices frente al espejo, estoy segura que no lo permitirías. Para ilustrartelo, te comparto este vídeo de Dove en el que puedes ver lo crueles que podemos llegar a ser con nosotros mismos.

En el vídeo verás cómo unas mujeres escribieron los pensamientos que tenían hacia ellas mismas y unas actrices aprendieron el diálogo para decirse esas mismas cosas entre ellas en una cafetería. Mira el vídeo para ver la reacción que tuvieron cuando oyeron a las actrices decirse cosas tan feas..

Cambiar tu mirada puede ayudarte a adelgazar

Una de las técnicas que utilizo para ayudar a las personas a adelgazar, consiste en cambiar esa mirada agresiva por una más bondadosa.

Cuando limpias la forma que tienes de mirarte:

  • Puedes sentirte más conectado con tu belleza interna y manifestarla.
  • Tu autoestima aumenta de forma rápida y efectiva.
  • Los pensamientos negativos sobre tí, disminuyen.
  • Los pensamientos positivos y motivadores, aumentan.
  • Los complejos desaparecen.
  • La compasión, el respeto y el cariño, se instalan en tu corazón.
  • La mirada de los demás deja de importarte.
  • Reconoces tu belleza frente al espejo

Las Dietas No Funcionan

No me cansaré de decirlo: Las Dietas No Funcionan. Da igual que decidas comer lechuga a partir de ahora, que tu mente se encargará de seguir buscando aquello que no te gusta y te conducirá a la insatisfacción permanente con tu cuerpo.

¿Quiere esto decir que cambiando tu psicología podrás seguir comiendo lo mismo? En realidad no, porque si cambias tu manera de pensar hacia tí también cambiará tu forma de ver los alimentos. Ya no serán una anestesia para tu malestar, la frustración o la ansiedad. Los alimentos se convertirán en tu combustible para tener una vida plena y decidirás de forma natural consumir los mejores alimentos paara tí.

Puedes continuar con la lucha interna de tus lobos y seguir echándole la culpa a las patatas fritas, al metabolismo o a tu genética.

O tambien puedes cambiar tu psicología y aprender a gestionar tus emociones para encontrar otra forma de hacer las cosas mucho más sencilla y con resultados sorprendentes y que perduren en el tiempo.

Porque adelgazar no tiene que ver con el sufrimiento, sino más bien con un alivio por poder por fín “quitarte ese peso de encima”.

Si quieres empezar hoy mismo a cambiar tu mirada y ver la belleza que hay en tí, ponte en contacto conmigo escribiendo a laneurodieta@gmail.com

Sé muy feliz,

Cristina Moreno

FirmaCris

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.