Cuando nacemos somos como un trozo de plastilina que puede ser moldeado con facilidad. Los padres van dando forma al niño o niña a través de las palabras. Si le dicen cosas bonitas, elogios y reconocimiento, ese niño crecerá con una alta autoestima. Es una lástima que no siempre sea así.

La mayoría de los niños hoy en día tienen que soportar que sus padres, que son las personas que más aman, les digan que son inútiles, que no valen para nada, que todo lo hacen mal…

Estoy segura que los padres que actúan así lo hacen por ignorancia, porque si supieran el daño que hacen a sus hijos, cambiarían su diálogo. Estas palabras son como etiquetas que se pegan en sus hijos y que les acompañarán el resto de sus vidas en su diálogo interno.

Esas palabras en la mente moldeable de un niño se convierten en su realidad con el paso del tiempo. El niño las hará suyas y por lealtad a sus padres se convertirá en la persona que sus padres le dijeron: un inútil, que siente que no vale para nada y que cree que todo lo hace mal.

Si por casualidad en tu infancia tuviste que escuchar estas palabras, es posible que hayas tomado dos caminos. Uno es el de hacerles caso y convertirte en esa persona que tus padres dijeron que eras y otro es totalmente el contrario.

Si tomaste el camino de la rebeldía, no sólo intentarás “demostrar” lo opuesto a lo que te dijeron, sino que además entrarás en un conflicto de lealtades que puede derivar en “sobrepeso emocional”.

En ambos casos, estás adquiriendo un papel que no es el tuyo. Esa persona no eres tú, porque tú eres más que todo eso.

Conviértete en tu padre/madre.

Ya no somos niños y aunque nuestros padres hayan influenciado en la persona que ahora somos de forma negativa, hay una forma de cambiarlo.

  •  Comprende que ningún padre es perfecto y que ellos a su vez tuvieron unos padres (tus abuelos) que también les inculcaban esas etiquetas. Ellos lo hicieron lo mejor que supieron.
  • Ahora eres una persona adulta y puedes analizar una por una esas etiquetas y darte cuenta que no son verdad.
  • Cambia tu diálogo interno y cuando empieces a decirte por ejemplo que eres inútil, recuerda todos aquellos triunfos que has alcanzado en tu vida, todos esos desafíos que lograste superar y cuestiona esa creencia hasta disolverla.
  • Recréate en la imagen de ti que quieres alcanzar. Tomate unos minutos para visualizar a la persona en la que quieres convertirte. ¿cómo es físicamente? ¿qué cosas ha cambiado? ¿qué se dice a sí misma? ¿cómo es su día a día? Piensa en esa persona y cuando la tengas, conviértete en ella. Siente como ella, habla como ella, muévete como ella.
  • Distánciate de las personas que te influyen negativamente, incluso si son tus padres. Ellos ya no tienen poder sobre tu vida, lo tienes tú. Las personas pueden influenciarnos con sus etiquetas hasta donde les dejemos nosotros. Por tanto, cuando alguien te diga que eres tal o cual, cuestiónalo y de nuevo recuerda esos triunfos y logros que has alcanzado.
  • Conviértete en tu padre o madre, cuídate por encima de todas las cosas y repítete aquellas cosas positivas que en su día no te dijeron.

Estamos hechos de palabras, así que presta mucha atención a esos pensamientos que te impiden avanzar y haz todo lo posible por cambiarlos.

Porque poder, puedes.

La pregunta ahora sería…

¿Quieres?

Ahora te daré un primer paso para deshacerte de todas esas creencias que te inculcaron de pequeño. Cuando termines de leer este artículo, te invito a que cierres los ojos y visualices frente a tí a tus padres. A continuación, dale las gracias. Ellos te dieron la vida y lo mejor que supieron dentro de sus posibilidades. Manteniendo la imagen de tus padres frente a tí, diles: Gracias, ahora me encargo yo.

Puedes repetirlo unas cuantas veces hasta que sientas que de verdad que ahora tú llevas las riendas de tu vida. Si necesitas ayuda solo tienes que ponerte en contacto conmigo a través del email laneurodieta@gmail.com

Anímate, el cambio es posible y en tu mano está lograrlo. Si necesitas ayuda, pídela. Estaré encantada de ayudarte y te sorprenderá lo fácil que resulta moldearte de nuevo para convertirte en quien siempre has soñado.

Un abrazo y feliz fin de semana!!

Cristina Moreno

FirmaCris

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.