Si estás luchando contra el deseo por determinados alimentos, tal vez necesitas saber el significado de los antojos. No es lo mismo tener antojos por comidas dulces que por alimentos salados. Hay numerosos factores que nos hacen inclinarnos hacia un tipo de alimento concreto.

Hay personas que piensan que el deseo por alimentos determinados viene de la necesidad del cuerpo de algún nutriente concreto. Pero también hay estudios que determinan las causas emocionales como factores de riesgo para los trastornos de alimentación.

Y es que en muchas ocasiones cuando estamos tristes, deprimidos o con ansiedad, tendemos a sobrealimentarnos o a comer alimentos nada saludables. ¿Quieres saber qué significado tienen los antojos en tu caso? Sigue leyendo…

 

El significado de los antojos dulces

Este tipo de deseo por alimentos dulces es muy frecuente y puede ocurrir por varias razones. La principal causa fisiológica es la necesidad de energía rápida. Si tu alimentación normal no te provee de energía suficiente, o has dormido mal, o tienes una época de mucho trabajo, tu cuerpo te pedirá alimentos con azúcar que te dan energía de rápido consumo.

Este mecanismo es perjudicial a largo plazo, porque cuando comemos azúcar refinada se produce un pico de energía que luego baja drásticamente y que produce la necesidad de otro “chute” de azúcar. Para evitar esto, debemos comer más alimentos integrales que tengan fibra y que nos proporcionen una energía mantenida en el tiempo. Puedes probar con frutas deshidratadas, dátiles o pasas. También se puede sustituir el azúcar blanca por miel, sirope de ágave, melazas… que además de ser dulces tienen un índice glucémico bajo y te permitirán disponer de energía constante sin estresar al páncreas.

A nivel emocional, solemos tener antojos por alimentos dulces cuando nos sentimos solos o necesitamos cariño. El significado en este caso es la necesidad de poner dulzura a tu vida. Tal vez estés pasando una época dura y necesites apoyo y cariño. El azúcar hace que el cerebro segregue serotonina, una sustancia que regula nuestro estado de ánimo.

Puedes conseguir el mismo efecto con alimentos como las nueces, plátanos y almendras. También el deporte y tomar el sol, estimulan la serotonina. Por otro lado, recordar momentos felices, pensar en positivo y cuidarte, producen el mismo efecto. Para esto, lo mejor es hacer un trabajo para reforzar tu autoestima y que puedas darte lo que necesitas en estos momentos de crisis emocional, que no es otra cosa que aprender a estar contigo y cuidarte.

A un nivel mental, muchas personas tienen grabado desde la infancia el consumo de dulce como una recompensa. Si este es tu caso, es posible que de forma automática tengas antojos después de haber conseguido algo importante como una forma de premiarte por tu buen comportamiento. Esto es fácil de cambiar con técnicas de programación mental como la PNL, que activan respuestas diferentes ante un mismo suceso.

También puedes hacer una lista de premios y recompensas que no tengan nada que ver con la comida y consultarla cada vez que necesites premiarte. Darte un masaje, ir a la peluquería, invitarte al cine o dar un paseo por un parque bonito pueden ser grandes recursos que te permitirán cuidarte sin caer en los antojos dulces.

 

El significado de los antojos salados

¿Antojo por patatas fritas, embutidos y snacks? A un nivel físico este tipo de antojos pueden significar una falta de minerales en tu cuerpo. Lo malo es que la sal refinada que utilizamos en este tipo de productos normalmente pierde gran parte de sus minerales. Para evitar esto, podemos consumir alimentos como las algas, las semillas de calabaza, las legumbres, o en su defecto, elegir sal marina sin refinar como la sal del himalaya.

Otro motivo por el cual necesitamos aumentar la sal es por falta de agua. Si no te hidratas bien y no bebes suficiente agua, tu cuerpo te pedirá sal para poder retener líquidos en tu cuerpo. Si este es tu caso, toma un vaso de agua cuando tengas el antojo y espera 15 minutos. Si el antojo desaparece, ya sabes qué necesitas hacer: beber agua. Curiosamente es el mejor remedio para la retención de líquidos.

A nivel emocional, puede significar la necesidad de poner alegría a tu vida. Si estás aburrido, desanimado o triste, es posible que tiendas a alimentos salados para disfrutar de la vida. En mi tierra, Andalucía, cuando una persona es alegre y divertida se dice que tiene “salero”. Así que para evitar caer en antojos de este tipo, puedes poner tu foco en pasar más tiempo haciendo cosas que te devuelvan la alegría.

A nivel mental y al igual que en el caso del azúcar, tal vez tengas asociado los alimentos salados con esos ratitos felices con amigos tomando una cerveza con patatas fritas. Recuerda que la felicidad está en la compañía, no en el aperitivo!!

 

El significado de los antojos grasientos

En este caso, los antojos suelen ser por comidas con grasas saturadas como pizzas, queso o hamburguesas. Esto puede indicar a nivel físico la necesidad de ácidos grasos esenciales. Y esto es importante porque cuando nos ponemos a dieta solemos prohibirnos alimentos con grasa. Pues toma nota porque los ácidos grasos esenciales pueden ayudarte a adelgazar. Los de mejor calidad provienen del aguacate, los frutos secos y las semillas. También puedes elegir pescados como el salmón, a ser posible salvaje y no de piscifactoría.

A nivel emocional, puede significar la necesidad de protegerse ante una situación difícil. La grasa te cubre y puede ser una forma de lidiar con emociones desagradables. Lo malo es que a largo plazo, si no aprendemos a gestionar estas emociones, nos cubriremos con un abrigo de grasa que nos impedirá ver y ser vistos.

Todas las emociones, tanto las agradables como las desagradables, tienen un mensaje para tí. Este mensaje es positivo y si descubres cuál es, ya no necesitarás anestesiarte para no sentir. En vez de eso, conseguirás comprender tus estados y conocerte a tí mismo para así poder elegir con más libertad cuáles son las cosas que necesitas para sentirte bien.

Si necesitas ayuda, te invito a que descubras de qué forma puedes nutrir tus emociones en el taller “Recupera tu Corazón: La Nutrición de las Emociones“. Haremos un profundo trabajo de reencuentro contigo mismo para que aprendas a cuidarte a nivel emocional y así puedas llevar una alimentación sana desde el respeto hacia tí mismo y con mucho amor.

Feliz semana!!

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.