¿Eres de los que abandonas el gimnasio? Porque yo me he apuntado a 7 gimnasios diferentes a lo largo de mi vida y en todas las ocasiones, el resultado fue el mismo: abandonaba a los pocos días. Pero yo seguía pagando cada mes con la esperanza de poder algún día tener la suficiente fuerza de voluntad para retomarlo.

El resultado fue un montón de dinero malgastado, la autoestima baja y la creencia de que no podría conseguirlo jamás. ¿Te ha pasado a tí lo mismo? Porque los científicos acaban de descubrir una nueva razón por la que se abandona el gimnasio, y no es por falta de voluntad.

Al parecer, algunas personas con sobrepeso presentan alteraciones en uno de los receptores de dopamina, que es un neurotransmisor muy importante para la función motora de nuestro cuerpo. Esto ocasiona que sea muy dificil el movimiento intenso, además de sentir pereza y cansancio con mucha rapidez. Puedes ver el estudio aquí.

Si has intentado varias veces ir al gimnasio y te ha pasado esto, es posible que tu receptor de dopamina esté alterado. ¿Cómo solucionarlo? La clave no está en la dopamina, sino en el movimiento intenso.

Los cambios drásticos

Cuando nos planteamos incorporar un nuevo hábito a nuestra vida, o queremos cambiar nuestra alimentación, debes saber que la clave no es hacerlo de la noche a la mañana. Pensar que sólo tomando la decisión ya está todo hecho, es un error.

En cualquier cambio que hagamos, necesitamos un período de adaptación en el que iremos aprendiendo cómo hacer las cosas a nuestro ritmo y en el que se comenten errores para poder aprender de ellos.

Mi gran error fue pensar que podría pasar de una vida sedentaria a una vida deportiva en cuestión de días. Noooo!!! Eso sólo me llevaba a la frustración y a pensar que era tan difícil para mí que nunca podría hacerlo.

¿Quién espera correr un maratón de 100 kilómetros sin haberlo preparado antes? Pues es lo mismo cuando creemos que vamos a apuntarnos a un gimnasio y que vamos a ir puntualmente 3 o 4 veces a la semana sin que nos cueste trabajo.

La clave del éxito

Tal vez expertos en deporte puedan darte rutinas de ejercicios y acompañarte incluso en tus entrenamientos para perfeccionar la postura y ayudarte a superarte a tí mismo. Para alguien que no ha hecho deporte en su vida y que ha llevado una vida sedentaria tanto tiempo, es mejor empezar por algo mucho mas suave.

Si quieres incorporar el deporte en tu vida, comienza con pequeños retos semanales. Puedes comenzar con un minuto de saltos cada día. El minuto pasará tan rápido y te costará tan poquito trabajo que es posible que te animes a hacer más.

A la semana siguiente, puedes proponerte además de los saltos, unas sentadillas, o unos abdominales. Poquita cosa que sea sencillo y sobretodo que te guste. Olvídate de

La clave del éxito es hacerlo poquito a poco. A medida que tu cuerpo vaya fortaleciéndose, también lo hará la confianza en tí y tu autoestima. Ya no te resultará tan agotador hacer un poquito de deporte cada día y tal vez quieras seguir superándote.

Cuando ganamos, el cuerpo se prepara para volver a ganar porque la dopamina activa el centro de recompensa, que es lo que nos motiva a repetir. Si conseguimos ganar, querremos repetir la misma experiencia y la próxima vez la recompensa será aún mejor.

Cuando nos proponemos algo y lo conseguimos, nos sentimos bien y los miedos, la ansiedad y la depresión disminuyen. Tener éxito es genial, nos hace más creativos y eleva nuestra autoestima y nuestra confianza.

Conclusión

Olvida eso de pasar del sofá al gimnasio y pretender tener éxito. Ni siquiera les gustará a las células de tu cuerpo que las fuerces de esa forma, hasta el punto de que bloquearán la dopamina para que sientas pereza y te vuelvas a casa a descansar. Por no hablar de tu diálogo mental, que ya se encargará tu cabecita de recordarte las millones de excusas que existen para no salir de tu zona de comodidad.

Empieza poco a poco, retos sencillos que sean fáciles de conseguir para tí. Puedes empezar por bailar una canción al día o darte un paseo de 20 minutos. Porque la recompensa no es hacer deporte, sino sentirte bien contigo mismo y saber que lo que te propones lo consigues.

Después de 7 intentos de ir al gimnasio y mucho dinero perdido, para mí esta fue la clave que me permitió empezar a llevar una vida activa. Ahora hago deporte TODOS los días media hora. Poder decir esto me llena de orgullo hacia misma y es algo que he conseguido alcanzar después de un año gracias a bajarme el listón.

Esto mismo es lo que cuento en el taller Reconquista tu Cuerpo, en el que además de aprender a mejorar tu relación con la comida, descubrirás cómo incorporar nuevos hábitos saludables en tu vida.

Y es que no hace falta sufrir y pasarlo mal. Se pueden hacer las cosas de forma suave y con amor, para que podamos mantener los cambios toda nuestra vida.

Feliz día!!

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.